MENU

Estrenos 21 de Mayo

Estrenos 28 de Mayo

27/05/2015 Comentarios (0) Visualizaciones: 1096 Cine, Especiales

Cine y Sexo

 Por Mel Somoza

Pasados poco más de tres meses del polémico estreno de Fifty Shades of Grey, espero que haya bajado la temperatura no solo sexual, sino también del debate. Quizás la causa de semejante controversia se debió al estreno de una película que cuenta la historia de una relación sadomasoquista y no una historia de amor (como muchos la clasificaron), en la semana de San Valentín.  Porque en la vida real no es romántico que aparezcan en tu departamento por sorpresa, que controlen tus llamadas, que vendan tu auto sin tu autorización y menos que te golpeen con un cinturón.

Ahora si, fuera del alcance de los enamorados, podemos hablar de películas plenamente sexuales sin la necesidad de vincularlas a los sentimientos. El sexo en el cine tiene tantas formas de mostrarse como directores las realizan. Algunos deciden tomar el camino de los sentimientos, pero otros lo ven como un juego o como un trabajo, incluso están los que lo entienden como un problema.

1. Shame
Dirigida por Steve Mc Queen.

cine y sexo shame lob la otra butaca

Con un protagonista un tanto tímido, introvertido, de no muchas palabras, la historia logra, sin embargo, envolver al espectador usando como herramienta clave la identificación. El tabú social frente al sexo hace que todos, en menor o mayor medida, sintamos algo de vergüenza. En esta historia se potencia ese factor. Michael Fassbender representa a Brandon, un joven treintañero exitoso que vive en Nueva York, pero que tiene un problema: es adicto al sexo. Su obsesión parece estar bajo control siempre que pueda mantener su vida privada al margen de lo laboral. Es ahí cuando aparece su hermana menor (Carey Mulligan) sin previo aviso y le pide alojo por tiempo indeterminado, desestabilizando cierta armonía que Brandon había logrado.

La relación entre hermanos esta muy bien lograda y Michael Fassbender también se destaca de manera individual, considerando además la dificultad de transmitir con poco dialogo y, en muchas escenas, solo.

2. Spread (American Playboy)
Dirigida por David Mackenzie.

cine y sexo Spread (American Playboy) lob la otra butaca

No podía faltar un gigoló. Como si fuese un manual de seducción, la voz en off de Nikki (Ashton Kutcher), nos acompaña toda la película. Empieza enseñando su talento para conquistar mujeres mayores y ricas que lo mantengan a cambio de sexo hasta que se enamora de una mesera y comienza a replantear su forma de vida.

El enamoramiento no es orgánico y el conflicto en sí resulta previsible. Esos son los aspectos en lo que falla a nivel guión, pero visualmente es estética.

3. Secretary
Dirigida por Steven Shainberg.

cine y sexo secretary lob la otra butaca

Lee (Maggie Gyllenhaal) acaba de salir de un hospital psiquiátrico (donde fue internada por infligirse lesiones) y en un intento desesperado por insertarse en la sociedad lo mas rápido posible, encuentra trabajo como secretaria de un abogado, Sr. Grey the original (el nombre les puede resultar conocido después de tanta publicidad referida a Fifty Shades of…).  Entre ellos surge una relación laboral y sadomasoquista, pero, a diferencia de la taquillera, estos son personajes tridimensionales que le dan realismo a la historia.

4. Cruel Intentions
Dirigida por Roger Kumble.

CRULINTEN-CTIT-CT-3493

Basada en la novela Las Amistades Peligrosas de Pierre Choderlos De Laclos publicada en 1782. Una apuesta entre hermanastros (Kathryn y Sebastian, interpretados por Sarah Michelle Gellar y Ryan Phillippe) superficiales y, por sobretodo, cínicos. Sebastian tiene que acostarse con Annette (Reese Witherspoon), una puritana. Si pierde, le da su Jaguar a Kathryn, pero si gana, se acuesta con ella.

No nos llama la atención que finalmente Sebastian se enamore de su apuesta, es figurita repetida. La resolución, por el contrario, si. No busca quedarse con el final feliz y romántico, solo busca cierta justicia.

5. Venus in Fur
Dirigida por Roman Polanski.

cine y sexo Venus in Fur lob la otra butaca

Vanda (Emmanuelle Seigner) trata de convencer a Thomas (Mathieu Amalric) de que es perfecta para el papel de la obra que él escribió. El prejuzga su actuación por como se presenta ella en la audición, pero se asombra por como entiende sus líneas cuando la ve probar el personaje. La prueba se alarga y la intensidad entre ellos va creciendo. La atracción se transforma en obsesión para Thomas. Muestra como el personaje de la obra se come a la actriz y al mismo director.

Comentarios de Facebook

comentarios

Tags: , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *