MENU

Review: The Killing

Review: Chappie

12/06/2015 Comentarios (0) Visualizaciones: 1309 Reviews, Series

Review: Mad Men

“De la Sociedad Patriarcal a la Sociedad de Consumo”

 Por Nazareno “Neno” Guerra: @Nazareno_Guerra

Yet you may see the meaning of within.
It is being, it is being.

The Beatles.

review mad men lob la otra butaca

Durante ocho años, y siete temporadas, los realizadores de Mad Men mostraron la transición de una forma social hacia otra.

La sociedad patriarcal es una forma de organización simbólica de las sociedades occidentales, donde el ideal de ser humano es el masculino, de edad media, que vive en zonas urbanas y es caucásico. Estos sujetos tuvieron una situación de poder social en la modernidad tradicional.

Todo aquello que no fueran ellos, era considerado una minoría, poniendo en esa categoría a mujeres, niños, negros, orientales, homosexuales, etc. Todo aquello que no representaba el ideal era reprimido, usufructuado, subrogado, maltratado e ignorado.

Eso es lo que se ve en las primeras temporadas de Mad Men: una agencia de publicidad en New York, con su personaje principal Don Draper, un carismático creativo publicitario.

Draper tiene una familia tradicional, a la que destruye sistemáticamente a lo largo de las temporadas.

El consumo está siempre presente en la vida de Draper, ya que se dedica a publicitar productos, y a consumir alcohol y tabaco de una manera constante y altamente tóxica.

Lo que se ve a través de este personaje y sus ansiedades, es justamente el cambio de la estructura social. Ese advenimiento del consumo como ordenador social, que llega para reemplazar al Patriarcado, cada vez más cuestionado por las minorías explotadas que pugnaban por igualdad.

El Patriarcado fue perdiendo peso simbólico como ordenador social. Eso se palpa claramente a lo largo de las temporadas. El capitalismo tuvo un rol fundamental en acelerar el proceso, no solo por promulgar la figura del Consumo, sino por su estructura misma: el Capitalismo necesita mano de obra barata, lo cual supone aún más exclusión y desigualdad. Más segregados, más personas “fuera del standard”.

En ese panorama de crisis simbólica, el consumo, ya presente con anterioridad, empieza a ganar terreno como ordenador social, como médula espinal del entramado social.

mad men review lob la otra butaca

Ahora bien ¿qué significa esto? El consumo, o la sociedad basada en el consumo, va a proponer lo siguiente:

No importa si usted es mujer, negro, islámico, o psicótico; lo verdaderamente importante es si está en condiciones o no de producir y consumir. Eso determinará si usted es funcional o no a este sistema. Si usted lo es, el sistema de encargará de sancionar todas las legislaciones necesarias para que su forma puntual de existencia tenga lugar: igualdad de género en los trabajos y en la vida, libertad para ejercer la sexualidad de la manera que usted crea conveniente, libertad para trabajar en dependencia o por cuenta propia, capacidad para ponerle de nombre a su hijo “Cianuro” si así lo desea, etc: Lo importante es que usted produzca y consuma. Más allá de eso, todo se permite y se legisla para que usted esté en condiciones de ser parte de este nuevo sistema de organización. Todo está permitido, todo es posible, recuerde: siempre y cuando usted produzca y consuma.

Como todo cambio social, como toda nueva forma de pensar, este movimiento no es binario. Es decir, no se pasa de un momento a otro de manera automática, sino que se fusionan ambos (Patriarcado y Consumo) en este mundo actual.

Eso puede verse claramente en las luchas por la igualdad de género y por el fin del patriarcado (presentes tanto en la actualidad como en la serie). Los movimientos de igualdad social quieren que se terminen las prácticas patriarcales que aún siguen existiendo en muchas partes del mundo. Eso está en vigencia, y es una lucha que debe ser librada.

Quedará entonces, para un futuro próximo, evaluar cuáles son las consecuencias de incluir a las minorías en tanto y en cuanto sean consumidores; es decir, quitarlas de las represiones patriarcales, para traerlas a este “mundo donde todo es posible” del consumo.

Volviendo a la serie: Mad Men ilustra esta transición, del patriarcado a la sociedad de consumo, desde el corazón mismo de la cuestión: La Publicidad. Las siete temporadas son largas, pero vale la pena disfrutarlas. Cada momento de la serie tiene su sentido. Y el final deja en claro que los realizadores sabían exactamente dónde querían llegar.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someonePrint this page

Comentarios de Facebook

comentarios

Porcentaje de Butacas: 90%

Lo Mejor:

  • La ambientación. El diseño de producción.
  • El sentido histórico de la narración.
  • Los conflictos de los personajes principales.
Lo Peor:
  • Es muy extensa para quien comience a verla.

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *