MENU

La familia del cine se unió frente a los...

Estrenos 18 de mayo

18/05/2017 Comentarios (0) Visualizaciones: 198 Cine, Reviews

Review The Handmaiden

“Del porno lésbico al arte”

 Por Lucas Agustín Berretta

The Handmaiden, traducida como La Doncella, nos ubica en la época de la ocupación japonesa en territorio coreano. Basada en el libro de la escritora galesa Sarah Waters “Falsa Identidad” (obra que ya tuvo su interpretación en la miniserie “Fingersmith”) y dirigida por Chan-wook Park, quien supo alzarse a la fama en 2003 con una de las obras más famosas del cine de su país: “Oldboy”. Respetando las características edilicias de principios del siglo XX y con un cuidado casi obsesivo de la fotografía, a lo que ya nos tiene acostumbrados el cine oriental, nos trasladan a la mansión de la doncella Hideko. El personaje interpretado por Min-hee Kim se encuentra bajo el dominio total de su tío Kouzuki (Jin-woog Jo). En el subsuelo de la mansión se encuentra una biblioteca con una basta colección de libros y dibujos eróticos. Estos son propiedad del tío, quien obliga a Hideko a interpretarlos para erotizar a un público selecto de la aristocracia japonesa. Entre los espectadores se encuentra el Conde Fujiwara, interpretado por Jung-woo Ha, reconocido por su actuación en “The Chaser”, película dirigida Hong-jin na; quien volvió a ser el centro de los halagos con su último film “The Wailing”. El drama de la película comienza con la aparición de una nueva criada en la casa, Sook-Hee (Tae-ri Kim). Producto de su situación económica y de su deseo por escapar de la miseria, acuerda con Fujiwara para convencer a Hideko de que él es el hombre indicado para casarse, y así, quedarse con la fortuna de la familia.

Para quienes acostumbran ver películas surcoreanas, podrán asociar fácilmente la idea del invasor japonés, con otras cientas producciones; así como el culpable de todas las criaturas que invaden Corea, son los Estados Unidos (The Host, Train To Busan, etc).  La película, con un estilo sombrío, obliga al espectador a estar en constante atención para poder seguir una historia que da saltos del drama al thriller en cuestión de segundos. Chan-wook Park nos va introduciendo en los deseos de la doncella y de Sook-Hee, hasta el punto de materializarlos. “No pares, hazlo como si el Conde estuviera haciéndolo”, es parte del guión en la primer escena erótica entre ellas; la cámara no descansa un segundo con tal de captar todos los ángulos posibles del encuentro. Es a partir de este hecho que los sentimientos empiezan a jugar partido. Al igual que en Oldboy, las sorpresas están al final, pero el guión sabe dosificar la intriga para mantener expectante al espectador. Resultaría imposible contar algo de la última media hora sin tener la necesidad de spoilear la película. Todos los cabos que parecían ya olvidados, se atan para tener un cierre que nos evita permanecer sentados o callados. Una película para ver sin sueño y con ganas de sorprenderse hasta en el último momento.

Share on Facebook5Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on Reddit0Email this to someonePrint this page

Comentarios de Facebook

comentarios

Porcentaje de Butacas: 70%

LOB MEJOR:

  • Las actuaciones de Min-hee Kim y Tae-ri Kim, la fotografía y el vestuario.
LOB PEOR:
  • Introducción muy larga.

Tags: , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *