MENU

Actualidad menos actual de la semana del 15 de...

Estrenos 21 de septiembre

20/09/2017 Comentarios (0) Visualizaciones: 780 Cine, Reviews

Review IT

“¡Qué lindo IT volver a verte!”

E.E.U.U. – 2017
Dir: Andrés Muschietti
Bill Skarsgård, Finn Wolfhard, Sophia Lillis, Jaeden Lieberher

 Por Martín Luna: @MartEnLune

(Libre de spoilers)

En uno de los mejores chistes de la cuarta temporada de Bojack Horseman, Todd Chávez surge con la idea de juntar payasos con dentistas en un proyecto que, dentro de su ingenuidad, considera como grandioso y revolucionario. “¿Los niños aman a los payasos?” se pregunta. “Los chicos deben amar a los payasos. Si los adultos los odian, porque los consideran tenebrosos y horribles entonces los niños tienen que amarlos. De otra manera, ¿Para que existirían los payasos entonces?”

Más allá del sarcasmo intrínseco en el chiste de Bojack, no desde lo naif de sus personajes sino desde la malicia de sus guionistas, se suscita la pregunta: ¿Odiamos a los payasos desde la existencia de It de Stephen King, o es el payaso y todo lo que lo rodea a su parafernalia presencia aborrecido desde tiempos inmemoriales? Podemos acordar en que ya era odiado desde el principio de su existencia, pero sin lugar a dudas que la trascendencia de la obra del escritor ha puesto en un maldito pedestal de miedo a los payasos. Este arquetipo del temor infantil que no se resuelve en nuestra adultez, puesto que seguimos y seguiremos odiando a los payasos hasta el fin de nuestros días, es la esencia de la brillantez del material de It.

Muchos problemas tuvo el desarrollo de esta nueva versión. Primero la deserción de su guionista y director original, Cary Fukunaga (que venía de haber dirigido los 8 capítulos de esa obra maestra que fue la primer temporada de True Detective) por conflictos de creatividad. Suplantado por otro guionista, Gary Dauberman, quien reescribió la cinta partiendo de algunos conceptos de Fukunaga y de Chase Palmer, la dirección recayó en el no tan conocido Andrés Muschietti, que tenía en su haber la también cinta de terror Mamá. Cuenta su hermana y productora Barbará en una entrevista brindada para un medio español, que muchos fanáticos descreyeron de la visión de Muschietti. Un tweet lapidario con la frase “la vas a cagar” generaba la risa y la presión que las redes sociales producen en cualquier ser humano. Sin embargo el resultado final denota la fortaleza de un director que supo interpretar la esencia de la historia y llevarla a cabo de manera magistral y adulta como una obra de semejante envergadura merecía.

It cuenta la historia de “El Club de los Perdedores”. Un grupo de 7 niños pre adolescentes, que viven en el extraño pueblo de Derry, Maine. En el pueblo y desde hace tiempo, los chicos desaparecen misteriosamente sin dejar rastro, y los adultos no ponen demasiado ímpetu en solucionar el misterio, no mas que pegar afiches con las fotos de los niños que ya no están. A los 7 los une no solo la amistad, sino el temor y las vivencias sufridas representadas en sus peores miedos, encontrándose detrás de todo el payaso bailarín Pennywise, interpretado por el actor sueco Bill Skarsgård. Sera cuestión de “El Club” de enfrentarse a sus miedos, y mas precisamente al payaso quien los representa, o sufrir las consecuencias de los demás niños del pueblo.
 

 
Grandes zapatos había que rellenar desde varios aspectos en la cinta. Principalmente mantener el potencial de la historia intacto, algo que Andrés Muschietti ha logrado trasmitir de manera esplendida. Que It haya sido clasificada R en Estados Unidos, le ha dado al realizador argentino la libertad de contar con un elemento gore y maduro que en la miniserie de los noventa fue imposible implementar. Desde el inicio, y sin spoilear nada, ya notamos en la escena introductoria de Pennywise una crudeza visual distinta que nos va a preparar para lo que viene. “El Club de los Perdedores” dice malas palabras, y se enfrentan a problemas que los adultos quieren evitar y esconder bajo la alfombra. Aparecen soslayados temas como la pedofilia, el bullying, el maltrato infantil y la indiferencia que exponen al adulto como el verdadero villano de la historia.

Por el lado actoral el casting fue otro gran acierto. Desde Bill (Jaeden Lieberher) hasta Richie, interpretado por Finn Wolfhard que difiere de su más inocente personaje símil de Stranger Things, todos los chicos se encuentran en niveles superlativos y la química entre ellos colabora con hacer más creíble el universo de la historia. Ya en Stand by me, basada también en una novela de Stephen King, se podía apreciar la importancia de la presencia actoral de los niños y la química entre ellos para generar una empatía mas próxima. La presencia de la joven promesa Sophia Lillis como Beverly Marsh aporta la metáfora del despertar sexual adolescente, ausente en la versión de los 90’s donde el personaje no se diferenciaba por ser mujer en un grupo de varones (y para los que leyeron el libro saben que el director se ha quedado corto en representar el despertar sexual).   Bill Skarsgård está muy bien en el papel de Pennywise, tal vez el más personaje más interesante para desarrollar de toda la cinta desde el punto de vista actoral. El desafío era enorme. La comparación con el excelente y grandioso Tim Curry, si bien inevitable, resulta injusta al estar la del sueco más sujeta a efectos visuales que en los noventas no existían y a una breve participación en el metraje final contra una interpretación de pura cepa como si pudo efectuar el actor de Home Alone 2 y The Rocky Horror Picture Show. En esta nueva versión, el payaso no resulta tan protagonista y relevante como si lo fuera su contraparte de la miniserie, pero esto no es negativo sino todo lo contrario. El protagonismo según entiende Muschietti debe ser principalmente la representación de los miedos mas íntimos que los niños sufren y no recaer fácilmente en la figura del payaso para generar el susto. El director, entiende entonces, que primero debe asustar a sus personajes para luego asustar al público. Esta elección le brinda más profundidad metafórica a la historia que constantemente nos invita a elegir que haríamos nosotros en la misma situación ante nuestros propios miedos internos. De igual manera les aseguro que no por poca participación van a querer más a los payasos sino todo lo contrario.

En esta nueva versión, se ha optado por cambiar el romanticismo de los 50’s, como es en verdad en el libro de King, por la nostalgia de los 80’s. Primero porque el público ha cambiado y las nuevas generaciones van a sentirse más representadas a través de posters de A Nightmare on Elm Street 5, guiños a Carrie y a Molly Ringwald y segundo por el impacto ya testeado y comprobado de la década en ese pastiche que es Stranger Things, serie que curiosamente supo drenar cuanto pudo  de la obra de Stephen King.

It es una película construida por niños donde los adultos son representados de manera grotesca. Manera justamente en que uno ve a los mayores cuando es chico. Esta manera de representación se extiende en todo el metraje. Vemos lo que vemos y sentimos lo que sentimos desde la perspectiva exagerada o no de un niño de 12 años que en breve va a dejar de serlo para transformarse en un adolescente que verá y sentirá las cosas de manera diferente para luego ser ese adulto, grotesco, que tan distante se veía en un principio. Esto es otro gran punto a favor en la narración y en la elección del clima porque modifica al espectador y lo reduce inmediatamente a su infancia. El mismo Stephen King lo ha manifestado en entrevistas al sostener que el adulto no se acuerdan de su niñez.

Nobleza obliga. It ha generado mucho hype desde su estreno en Estados Unidos. Ya posee el record de mejor estreno en un fin de semana para una película de terror en toda la historia de ese país. Muchos ya hablan de una de las mejores adaptaciones de la obra de Stephen King de todos los tiempos. En los tiempos que corren, de redes sociales y abundancia de información, los infladores del éxito están a la orden del día. Sí, la película es una muy buena adaptación, y tiene elementos cinematográficos muy cuidados que en la suma confluyen en un gran producto pero sería injusto olvidar clásicos como Carrie de De Palma, Misery, Stand by me o The Shinning, por nombrar algunas de las mejorcitas, como para equipararlas tan pronto con el trabajo del realizador argentino. Dicho esto, la conclusión de esta primera parte de It (ya confirmada una secuela) resulta en una cinta sólida que ha cumplido con las expectativas. Un muy buen desempeño actoral que se apoya en un material, que a pesar de haber sido escrito hace casi 30 años, mantiene aún hoy la vigencia y la potencia para seguir arruinando infancias y asustar a todas las generaciones. Y peor aun cuando un payaso bailarín con cara de pocos amigos nos amenaza con flotar. Kudos para Muschietti.


Share on Facebook786Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on Reddit0Email this to someonePrint this page

Comentarios de Facebook

comentarios

Porcentaje de Butacas: 80%

LOB MEJOR:

  • Gran casting y gran desempeño de todos los actores.
  • Solidez narrativa y climática.
  • No haber dependido de las apariciones de Pennywise es digno de aplaudir.
LOB PEOR:
  • Algunas secuencias de susto pueden resultar repetitivas.

Tags: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *